¿Podría una pesadilla inducida por Halloween ser mala para su salud?

Por Michael Precker, American Heart Association News

Tero Vesalainen/iStock, Getty Images
(Tero Vesalainen/iStock, Getty Images)

Read in English

La pesadilla era tan vívida que se despertó con un sudor frío, el corazón acelerado y la certeza de que la espeluznante catástrofe era demasiado real.

¿Debería haberse saltado la casa encantada y esas terroríficas películas de Halloween? Quizás más importante, ¿esa pesadilla podría perjudicarle la salud?

En ambos casos, los expertos en sueño dicen que probablemente no. Sin embargo, cuando esos episodios nocturnos problemáticos son repetitivos podrían suscitar problemas de salud durante el día, lo que subraya la necesidad de descansar bien por las noches.

"La buena noticia es que las pesadillas no son tan graves como un ataque al corazón", afirma Michael Grandner, director del Programa de Investigación sobre el Sueño y la Salud de la Universidad de Arizona en Tucson, donde estudia el efecto del sueño en los problemas cardiovasculares. "Sin embargo, tampoco son insignificantes".

En un estudio realizado con 1,233 japoneses con enfermedades cardiovasculares se sugirió que las personas que declaraban tener pesadillas frecuentes eran más propensas a padecer depresión, ansiedad e insomnio, lo que podría empeorar sus condiciones cardíacas. El estudio, publicado el pasado diciembre en la European Journal of Cardiovascular Nursing, instó a los cardiólogos a indagar con los pacientes acerca de las pesadillas como parte de sus evaluaciones.

En otro estudio, los investigadores encuestaron a más de 3,000 veteranos del ejército de EE.UU. y descubrieron que los que declaraban tener pesadillas al menos moderadamente angustiosas, por lo menos dos veces a la semana, tenían más casos de hipertensión arterial, problemas cardíacos y ataques al corazón, incluso después de tomar en cuenta el impacto de la edad, el hábito de fumar, el trastorno de estrés postraumático y otros factores. Los resultados preliminares se presentaron el año pasado en una reunión virtual de las Sociedades Profesionales del Sueño Asociadas.

No obstante, los estudios fueron observacionales y no se examinaron la causa y el efecto. Podría ser que las pesadillas en sí no sean las que causen el daño fisiológico, sino su efecto en la vida cotidiana, dijo la Dra. Reena Mehra, directora de investigación de trastornos del sueño del Instituto Neurológico de la Clínica Cleveland.

Si los malos sueños son lo suficientemente frecuentes como para causar estrés e insomnio, dijo, "se podría argumentar que tal vez con el tiempo eso contribuiría al riesgo cardiovascular".

Grandner coincide. "Existe una relación mutua entre muchos de los problemas cardiovasculares y los problemas de salud mental", señaló. "El estrés extremo va cobrando un precio en nuestro corazón y metabolismo".

Durante la mayoría de los sueños, agregó, "el cerebro está muy activo, pero el cuerpo está completamente inmóvil, de otra forma, se actuarían físicamente".

Durante una pesadilla, Grandner comentó que "el sueño atraviesa esas barreras y ocurre una respuesta lo suficientemente fuerte como para despertarse. Eso no significa que algo esté mal, para la mayoría de la gente es algo inofensivo; pero si se tienen pesadillas muy seguido, puede ser muy estresante".

Mehra dijo que los casos extremos, como las pesadillas provocadas por el trastorno de estrés postraumático, pueden justificar el asesoramiento psicológico y la medicación. La mayoría de la gente, sin embargo, debería centrarse en la higiene del sueño, el término formal de tener una buena rutina a la hora de dormir, añadió.

Eso incluye dormir lo suficiente: la Fundación Nacional del Sueño recomienda entre siete y nueve horas nocturnas para la mayoría de los adultos, además de tener horarios regulares para dormir y estar despierto; guardar los dispositivos electrónicos por lo menos 30 minutos antes de acostarse; y, evitar la cafeína y el alcohol durante las últimas horas del día.

Una recomendación adicional podría ser más difícil. "En la medida en que se pueda", dijo Mehra, "hay que reducir cualquier factor de estrés en la vida que pueda desencadenar las pesadillas".

¿Y qué hay de un buen susto en Halloween?

"Cuando nos exponemos a cosas que nos hacen reaccionar, estas se empiezan a incorporar en los sueños", dice Grandner. "Podría ser traumático para ciertas personas, si por naturaleza les cuesta mucho borrarse una imagen de la mente, y luego se sienten muy estresadas a la hora de dormir. Si ese su el caso, quizá debería pensárselo dos veces.

"Sin embargo, para la mayoría, es como subirse a una montaña rusa. Es divertido, pero no llega ningún apego emocional aparte de la emoción y probablemente no de lugar a pesadillas. Entonces, diviértase".

Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a editor@heart.org.


American Heart Association News Stories

American Heart Association News covers heart disease, stroke and related health issues. Not all views expressed in American Heart Association News stories reflect the official position of the American Heart Association.

Copyright is owned or held by the American Heart Association, Inc., and all rights are reserved. Permission is granted, at no cost and without need for further request, for individuals, media outlets, and non-commercial education and awareness efforts to link to, quote, excerpt or reprint from these stories in any medium as long as no text is altered and proper attribution is made to American Heart Association News.

Other uses, including educational products or services sold for profit, must comply with the American Heart Association’s Copyright Permission Guidelines. See full terms of use. These stories may not be used to promote or endorse a commercial product or service.

HEALTH CARE DISCLAIMER: This site and its services do not constitute the practice of medical advice, diagnosis or treatment. Always talk to your health care provider for diagnosis and treatment, including your specific medical needs. If you have or suspect that you have a medical problem or condition, please contact a qualified health care professional immediately. If you are in the United States and experiencing a medical emergency, call 911 or call for emergency medical help immediately.