¿Es inevitable la alta presión arterial? He aquí cómo mantenerla bajo control

Por American Heart Association News

Klaus Vedfelt/DigitalVision, Getty Images
(Klaus Vedfelt/DigitalVision, Getty Images)

Read in English

Casi todo adulto enfrentará este problema de salud a medida que avanza su edad. Sin embargo, saber cómo y por qué puede cambiar la presión arterial durante la vida puede dar una mejor apreciación de las razones por las cuales es importante mantenerla controlada, a cualquier edad.

Cuando no es controlada o detectada, la alta presión arterial puede ocasionar enfermedades del corazón, insuficiencia cardíaca, ataque cerebral, insuficiencia renal u otros problemas serios de salud.

"Es posible prevenir los daños al mantener bien controlada la alta presión arterial", dijo la Dra. Sandra Taler, profesora de medicina y consultora de la división de nefrología e hipertensión de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. "Es cuando se ignora que surgen riesgos mucho más altos de tener complicaciones".

De acuerdo con las estadísticas de la American Heart Association, casi la mitad de los adultos en Estados Unidos tienen alta presión arterial o hipertensión, un aproximado de 116 millones de personas. La alta presión arterial se define como una medición de 130 o mayor en la cifra superior (sistólica) o de 80 o mayor en la cifra inferior (diastólica).

El porcentaje de personas en Estados Unidos con alta presión arterial aumenta lentamente con cada década de vida. Entre las mujeres de 20 a 34 años, un 13% tiene hipertensión mientras que casi un 86% tiene la condición al llegar a la década de los setentas. Los hombres ven una trayectoria similar a lo largo de ese periodo de tiempo, aumentando de un 26% a un 80%.

This chart shows the prevalence of high blood pressure among U.S. adults by age and sex. (Source: Heart Disease and Stroke Statistics–2020 Update: A Report From the American Heart Association)
Este gráfico muestra la prevalencia de la presión arterial alta entre los adultos estadounidenses por edad y sexo. (Fuente: Estadísticas de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales – actualización 2020: un informe de la American Heart Association)

"En las sociedades occidentales la presión arterial aumenta con la edad, aunque esto está sucediendo en casi todas las sociedades actualmente y se relaciona con el consumo de sal", dijo Taler, quien fue parte del grupo de autores de las pautas para hipertensión actuales del Colegio Americano de Cardiología, la AHA y otros organismos. Reducir el sodio en la alimentación puede ayudar.

Demasiada sal en el torrente sanguíneo jala agua hacia los vasos sanguíneos lo cual, a su vez, aumenta el volumen de sangre que corre dentro de estos. Ese aumento de presión puede tensar las paredes de los vasos sanguíneos, acelerar la acumulación de bloqueos y cansar al corazón por hacer que se esfuerce más al bombear sangre.

Otros factores de riesgo incluyen el avance de la edad, un índice de masa corporal más alto y el origen étnico. En Estados Unidos, la prevalencia de presión arterial alta en adultos de raza negra es una de las más altas del mundo. Casi un 59% de los hombres y 56% de las mujeres de raza negra tienen hipertensión, comparados con 48% y 41%, respectivamente, en hombres y mujeres de raza blanca.

Cuando se ven las diferencias en términos de sexo, sin importar la raza o etnia, Taler indicó que la presión arterial tiende a ser más alta en los hombres hasta llegar a los 50 años, cuando las mujeres comienzan a tener tasas un poco más altas de hipertensión.

Investigaciones publicadas en JAMA Cardiology el pasado enero, observaron más detalladamente los patrones de presión arterial en mujeres y hombres a lo largo de la vida. El estudio encontró que, aunque los hombres tienden a tener presión arterial alta en edades menores, al compararlos con las mujeres se encontró que la tasa de aumento comienza más rápido en ellas, incluso hasta en la temprana edad de veinte años.

Lo encontrado sugiere que quizás a las mujeres se les esté subdiagnosticando la alta presión arterial, dijo el Dr. Hongwei Ji, autor principal del estudio e investigador clínico del Hospital Brigham and Women's en Boston.

Ji añadió que se encontraron diferencias similares por raza y grupo étnico.

"Cuando se tratan de investigar o tratar la presión arterial y la salud cardiovascular, es necesario utilizar estándares de comparación diferentes para hombres y mujeres", dijo Ji. "Es incluso mucho más importante que nos fijemos más en controlar la presión arterial desde una menor edad, sobre todo en las mujeres".

Taler indicó que se requiere más investigación para determinar cómo los factores exclusivamente femeninos, como la menopausia y los anticonceptivos orales, podrían aportar a las diferencias.

No obstante, sin importar la edad, la raza o el sexo de cualquier persona, Taler ofreció varias recomendaciones conocidas para controlar la presión: limitar los alimentos salados o procesados, mantener un peso corporal ideal, ejercitarse en forma regular y evitar fumar. Habrá también algunos que podrían necesitar medicamentos para bajar la presión arterial.

Taler dijo: "Es realmente importante que la gente entienda que la presión arterial alta se puede tratar".

Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a editor@heart.org.


American Heart Association News Stories

American Heart Association News covers heart disease, stroke and related health issues. Not all views expressed in American Heart Association News stories reflect the official position of the American Heart Association.

Copyright is owned or held by the American Heart Association, Inc., and all rights are reserved. Permission is granted, at no cost and without need for further request, to link to, quote, excerpt or reprint from these stories in any medium as long as no text is altered and proper attribution is made to the American Heart Association News. See full terms of use.

HEALTH CARE DISCLAIMER: This site and its services do not constitute the practice of medical advice, diagnosis or treatment. Always talk to your health care provider for diagnosis and treatment, including your specific medical needs. If you have or suspect that you have a medical problem or condition, please contact a qualified health care professional immediately. If you are in the United States and experiencing a medical emergency, call 911 or call for emergency medical help immediately.