¿Qué deben saber los pacientes con problemas cardíacos y de ataques cerebrales acerca de las vacunas contra COVID-19?

Por Michael Merschel, American Heart Association News

zoranm/iStock, Getty Images
(zoranm/iStock, Getty Images)

Read in English

Los especialistas tienen una respuesta sencilla para pacientes con problemas cardíacos y de ataques cerebrales que se preguntan si deben vacunarse contra COVID-19. La respuesta es: sí.

"Quien tenga cualquier factor de riesgo y enfermedad cardiovascular debe vacunarse para protegerse a sí mismo y a sus familiares contra COVID-19", dijo el Dr. Mitchell Elkind, profesor de neurología y epidemiología del NewYork-Presbyterian Hospital/Columbia University Irving Medical Center, en Nueva York.

Las vacunas autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) no presentan problemas especiales para ese tipo de pacientes, agregó Elkind, quien también es presidente de la American Heart Association. La AHA emitió una declaración el viernes alentando a las personas con factores de riesgo cardiovascular, enfermedad cardíaca o antecedentes de ataque cardíaco o derrame cerebrovascular que se vacunen "lo antes posible".

El médico incluso indicó que es especialmente importante vacunarse en estos casos, debido a que las personas con padecimientos subyacentes, como las enfermedades cardíacas, tienen mayores probabilidades de desarrollar complicaciones al tener COVID-19, la enfermedad provocada por el coronavirus.

"Las personas con enfermedades cardíacas o ataques cerebrales, o con factores de riesgo de enfermedades cardíacas y ataques cerebrales, corren peligros mucho mayores por el virus que la vacuna", agregó.

Las vacunas tienen efectos secundarios, pero Elkind indicó que el riesgo de una complicación es extremadamente pequeño. "Lo más que puede suceder es salir con un brazo adolorido", dijo. "Yo mismo me vacuné con la primera dosis de la vacuna de Moderna y me dolió el brazo varios días, como si alguien me hubiera golpeado. No obstante, pude moverlo y levantarlo y no pasó a más".

Nadie debe sorprenderse si escucha que existen otras secuelas, dijo Orly Vardeny, profesora asociada de medicina en el Minneapolis VA Health Care System and University of Minnesota. Por ejemplo, en la autorización de la FDA de la vacuna Pfizer-BioNTech, se menciona las siguientes reacciones comunes posibles: dolor en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, dolor en las articulaciones y fiebre.

Vardeny, quien ha realizado investigaciones extensas sobre las vacunas contra la gripe, indicó que esas reacciones son señal de que el cuerpo está generando una respuesta inmunológica, "y eso es bueno. Es lo que queremos que suceda para que nuestro cuerpo produzca anticuerpos que prevendrán que nos enfermemos si nos topamos con el virus nuevamente".

Las vacunas autorizadas en Estados Unidos en estos momentos no contienen un virus vivo y eso disminuye las inquietudes para los pacientes de enfermedades cardíacas o las personas con un sistema inmunitario debilitado, indicó Vardeny.

Elkind mencionó que las vacunas también les podrían ser administradas sin peligro a quienes toman medicamentos anticoagulantes. "La aguja es pequeña. Para evitar moretones, las personas que tomen anticoagulantes solo deben presionar firmemente un par de minutos como si les hubieran sacado una muestra de sangre".

La vacuna contra COVID-19 puede ocasionar una reacción alérgica grave en casos poco comunes, razón por la cual las personas deben ser monitoreadas después de ser inyectadas. Vardeny agregó que, debido a que la vacuna se está administrando a millones de personas, es posible que se detecten otros problemas excepcionales. "Creo que aprenderemos mucho más acerca de la tolerancia y las reacciones potenciales conforme la vacuna se vaya gestionando".

Hay cuestiones que aún no se pueden verificar.

Por ejemplo, los ensayos en niños siguen en marcha, por lo cual todavía no se autoriza la vacuna para menores. Asimismo, las estadísticas para personas con padecimientos cardíacos congénitos aún son escasas.

Podría pasar tiempo antes de que todos tengan acceso a una vacuna contra COVID-19. Sin embargo, las personas se pueden proteger a sí mismas desde ahora vacunándose contra la gripe, enfatizaron Elkind y Vardeny. La vacuna contra gripe no protege contra COVID-19, pero sí reduce las probabilidades de desarrollar síntomas que se podrían confundir con esa enfermedad, obstaculizando así un diagnóstico. La inyección contra la gripe también ofrece protección para complicaciones de la gripe relacionadas con el corazón.

Es importante vacunarse en el momento preciso. Las recomendaciones interinas del grupo sobre prácticas de vacunación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por siglas en inglés) indican que la vacuna contra la gripe no se debe administrar al mismo tiempo que la de COVID-19. "Debe haber una separación de 14 días", dijo Vardeny.

Hay mucha información incorrecta acerca de las vacunas. Eso significa que es esencial que las personas busquen fuentes confiables de información verídica. Vardeny agregó que las mejores autoridades al respecto son los proveedores de atención médica primaria, cardiólogos, farmacéuticos u otros profesionales médicos. "Ellos tendrán datos correctos y actualizados y podrán guiarlo hacia la información cierta".

Los CDC también actualizan su información sobre las vacunas de manera regular.

Elkind agregó que a él le preguntan frecuentemente si las vacunas contra COVID-19 son seguras en vista de lo rápido que fueron desarrolladas. Es una inquietud particular en las comunidades de raza negra, añadió, las cuales tienen antecedentes históricos de haber sufrido experimentos médicos "trágicos e indebidos".

Las vacunas contra COVID-19 llegaron casi dentro del mismo año de la pandemia, dijo, pero las investigaciones relacionadas con la tecnología subyacente se han efectuado durante más de una década. Eso significa que la gente puede ver la buena fortuna de contar con una vacuna en tan poco tiempo.

"Además, (muchas) personas ya fueron vacunadas y, hasta la fecha, no hay evidencia ninguna de efectos secundarios inesperados", dijo Elkind. "Creo que esas son buenas noticias para todos".

Nota del editor: Esta historia se corrigió el 10 de agosto de 2021. Las vacunas COVID-19 han sido "autorizadas", no "aprobadas". Hasta la fecha, ninguna vacuna COVID-19 ha recibido la aprobación completa de la FDA. Actualmente, las vacunas están disponibles bajo una autorización de uso de emergencia. Debido a los eventos en rápida evolución que rodean el coronavirus, los hechos y consejos presentados en esta historia pueden haber cambiado desde su publicación. Visite Heart.org para obtener la información más reciente y consulte con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y los funcionarios de salud locales para obtener la orientación más reciente.

Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a editor@heart.org.


American Heart Association News Stories

American Heart Association News covers heart disease, stroke and related health issues. Not all views expressed in American Heart Association News stories reflect the official position of the American Heart Association.

Copyright is owned or held by the American Heart Association, Inc., and all rights are reserved. Permission is granted, at no cost and without need for further request, for individuals, media outlets, and non-commercial education and awareness efforts to link to, quote, excerpt or reprint from these stories in any medium as long as no text is altered and proper attribution is made to American Heart Association News.

Other uses, including educational products or services sold for profit, must comply with the American Heart Association’s Copyright Permission Guidelines. See full terms of use. These stories may not be used to promote or endorse a commercial product or service.

HEALTH CARE DISCLAIMER: This site and its services do not constitute the practice of medical advice, diagnosis or treatment. Always talk to your health care provider for diagnosis and treatment, including your specific medical needs. If you have or suspect that you have a medical problem or condition, please contact a qualified health care professional immediately. If you are in the United States and experiencing a medical emergency, call 911 or call for emergency medical help immediately.