¿Los videojuegos pueden elevar los niveles de la buena salud?

Por Michael Merschel, American Heart Association News

Pekic/E+, Getty Images
(Pekic/E+, Getty Images)

Read in English

Podría suponer que calificar a los videojuegos como algo malo para la salud sería igual de fácil como dispararle a los patos de un viejo juego de Nintendo.

Hasta un videojugador profesional como Noah "Nifty" Francis, de 22 años, admite que a estos jugadores no se les conoce por sus buenos hábitos. Francis, quien juega Counter-Strike: Global Offensive para el equipo Envy de Dallas, conoce a colegas que juegan 14 horas a la vez, enfocándose tanto en el juego que se les olvida comer. "Muchos de ellos son tan delgados que se ven un poco frágiles, quizás porque solo se alimentan una vez al día".

Aunque nadie está sugiriendo que cambie su membresía del gimnasio por una suscripción de videojuegos, resulta que hay cosas peores que podría estar haciendo en su tiempo libre, dicen los expertos. Mantener las cosas balanceadas es la clave para evitar los tropiezos.

A menos de que juegue algo realmente peligroso, podría ser que la principal amenaza para la salud que presentan los videojuegos no fueran las arenas movedizas o los escorpiones mutantes. Es más bien el sedentarismo, las actividades que no gastan mucha energía, como el ver la televisión o viajar en un automóvil como pasajero.

Básicamente, la conducta sedentaria es mal para uno, dijo Tracie Barnett, profesora asociada del departamento de medicina familiar de la Universidad McGill en Montreal. Ya se "estableció definitivamente que aumentan el riesgo de muerte por todas las causas", dijo Barnett, quien, en 2018, dirigió el comité de redacción de la declaración científica sobre el sedentarismo en los jóvenes de la American Heart Association.

Ese informe indicó que el tiempo en pantalla parece ser un factor contribuyente para que los niños aumenten de peso. Sin embargo, Barnett también comentó que muchos estudios acerca del tiempo en pantalla juntan a los videojuegos, a los periodos de computadora y al ver televisión, dentro de una sola categoría. "Yo no diría que todo el tiempo frente a la pantalla es igual".

En un estudio de 2012 en el American Journal of Clinical Nutrition los participantes fueron asignados a ver televisión o a un juego que se efectuaba con un controlador, o a uno controlado a través del movimiento. Asimismo, se colocó cerca un surtido de golosinas. Cada uno de los grupos consumió más calorías que las que utilizaron, pero el mayor consumo neto fue el del grupo que vio la televisión, mientras que el menor se dio en el grupo que jugó el videojuego controlado con movimiento.

En 2005, en una evaluación de estudios publicada en el Journal of Physical Activity and Health también se encontró que los videojuegos eran un poco mejores que el tiempo dedicado frente a una pantalla en forma sedentaria.

Por lo general, los juegos que promueven el movimiento, llamados "ejercijuegos", fueron mejores que no hacer nada, dijo Barnett. Las pautas federales recomiendan que los adultos hagan por lo menos 150 minutos semanales de actividad aeróbica de intensidad moderada, o 75 minutos por semana de actividad aeróbica vigorosa. También se induce "un beneficio enorme" cuando alguien pasa de no hacer nada de actividad, a ejercitarse por lo menos unos 15 minutos al día, dijo Barnett.

Eso podría afectar a mucha gente. Se aproxima que unas 214 millones de personas en Estados Unidos practican los videojuegos, un 64% de los adultos y un 70% de los niños, de acuerdo con la Asociación de Software de Entretenimiento, un grupo comercial de la industria.

Las investigaciones también han mostrado que los videojuegos pueden levantar las emociones y aumentar las habilidades de razonamiento. Inclusive, el poder de motivación que imparten los juegos puede inspirar conductas saludables, dijo Daehyoung Lee, profesor asistente del departamento de ciencias humanas aplicadas de la Universidad de Minnesota en Duluth.

No obstante, Lee, quien ayudó a desarrollar una app para fomentar la actividad en personas con autismo, indicó que existen límites en cuanto a los beneficios que pueden aportar los videojuegos.

"Los videojuegos activos y las apps de acondicionamiento físico a través del juego son una forma creativa para reducir los periodos largos sedentarios, sobre todo en personas que no realizan mucha actividad física; sin embargo, pero se limitan a tener un rol complementario", Lee dijo. "Debemos perseguir el ejercicio verdadero y la actividad regular para poder satisfacer las pautas de actividad física recomendadas y lograr beneficios para la salud".

Jugar videojuegos antes de acostarse también puede desorganizar los patrones de sueño, señaló Lee, y hay personas a quienes les cuesta trabajo parar. La Asociación Psiquiátrica Americana reconoce el "trastorno de juegos de internet" como un diagnóstico potencial para niños y adolescentes que acaban "sufriendo impedimentos o aflicciones" por jugar.

Los padres que buscan imponer límites seguros para el tiempo en pantalla en general, pueden informarse con la Academia Americana de Pediatría, la cual recomienda eliminar las pantallas en las recámaras, a las horas de comer y cuando los niños jueguen con sus padres, además de apagarlas una hora antes de dormir.

En cuanto a los adultos, Barnett dice que es buena idea alejarse de los juegos por unos cinco a diez minutos cada media hora, o de 15 a 20 minutos cada hora. También hay que mantener un balance saludable con el resto de las actividades de vida. "Pase tiempo afuera y asegúrese de interactuar con los demás en persona".

Estos días, el equilibrio es lo que Francis trata de lograr después de haber jugado profesionalmente desde los 14 años. Convenció a su equipo a contratar a un entrenador personal y aprendió a cocinar comidas saludables en casa. También comenzó a ir al gimnasio de cinco a seis veces por semana. (Las investigaciones muestran que el ejercicio incluso puede ayudar al desempeño que se da en los videojuegos).

Professional gamer Noah “Nifty” Francis learned how to cook healthy meals at home and works out five to six days a week. (Photo courtesy of Envy Gaming)
El jugador profesional Noah “Nifty” Francis aprendió a cocinar comidas saludables en casa y hace ejercicio de cinco a seis días a la semana. (Foto cortesía de Envy Gaming)

Francis comenta que ha sentido la diferencia que ha surgido por los cambios en su estilo de vida. Se siente más creativo y menos adormilado. Eso es vital para alguien como él que participa en torneos donde se juegan decenas de miles de dólares. "Si te hace un 5% mejor, o hasta un 1%, me lo quedo".

Roberto CarasasFigueroa juega por menos desafíos. Este joven de 30 años que vive en Carrollton, Texas, ha pasado muchas noches en frente de la pantalla. Cuando era más chico a veces jugaba hasta las 5 o 6 de la mañana, a menudo alimentándose con solo un burrito congelado.

Hoy en día juega unas ocho horas diarias en lo que vuelve a encontrar empleo debido al coronavirus.

En años recientes también cayó en la cuenta de que se había convertido en un ejemplo típico del estereotipo poco sano de un jugador. Fue por eso que comenzó a comer alimentos más saludables y a hacer más ejercicio. Con esos cambios adelgazó de 250 a unas 160 libras.

Roberto CarasasFigueroa plays old-school RuneScape on Twitch. (Photo courtesy of Roberto CarasasFigueroa)
Roberto CarasasFigueroa juega RuneScape de época en Twitch. (Foto cortesía de Roberto CarasasFigueroa)

Dijo que su intención es seguir jugando, pero que era el momento de iniciar mejores hábitos.

"Tengo burritos congelados en el refrigerador", admitió. "Pero, ¿saben?, llevan ahí un buen rato".

Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a editor@heart.org.


American Heart Association News Stories

American Heart Association News covers heart disease, stroke and related health issues. Not all views expressed in American Heart Association News stories reflect the official position of the American Heart Association.

Copyright is owned or held by the American Heart Association, Inc., and all rights are reserved. Permission is granted, at no cost and without need for further request, for individuals, media outlets, and non-commercial education and awareness efforts to link to, quote, excerpt or reprint from these stories in any medium as long as no text is altered and proper attribution is made to American Heart Association News.

Other uses, including educational products or services sold for profit, must comply with the American Heart Association’s Copyright Permission Guidelines. See full terms of use. These stories may not be used to promote or endorse a commercial product or service.

HEALTH CARE DISCLAIMER: This site and its services do not constitute the practice of medical advice, diagnosis or treatment. Always talk to your health care provider for diagnosis and treatment, including your specific medical needs. If you have or suspect that you have a medical problem or condition, please contact a qualified health care professional immediately. If you are in the United States and experiencing a medical emergency, call 911 or call for emergency medical help immediately.