Comer sano durante todo el invierno

Updated:Feb 5,2014
Healthy Eating All Winter Long Article Picture

Healthy Eating All Winter Long

El clima afuera da miedo, pero las comidas desde la época de Halloween hasta el Día de San Valentín son deliciosas. Parece que, desde octubre hasta febrero, en todas partes hay fiestas y tazones llenos de dulces. Pero las golosinas y los platos pesados no son la única opción para comer durante la temporada de temperaturas bajas. En cambio, considere agregar sabores refrescantes a las comidas de invierno con todas las variedades de frutas y hortalizas, ya sean frescas, enlatadas (en su jugo) o congeladas (sin salsas ni aderezos). Incluso algunos productos están en su mejor momento durante el invierno:

Frutas cítricas: la naranja clementina, el pomelo, el limón, la lima y la naranja están recién cosechados entre octubre y marzo. Use naranja o pomelo en lugar de tomate cuando prepare una salsa con pimientos verdes, cebolla dulce y cilantro; servir con nachos horneados o para darle un toque especial al pescado o al pollo sin piel. En lugar de beber un cóctel en una fiesta, tome agua con gas con jugo de lima.

Arándanos: los arándanos pueden realzar sus comidas más allá del Día de Acción de Gracias. Cómprelos cuando están de oferta y congélelos en una bolsa de plástico con cierre hermético para comerlos durante el inverno. Agregue arándanos frescos a cualquier crujiente de frutas o muffin integral. Prepare una salsa para carne magra de cerdo o de res con arándanos, edulcorante sin calorías y dos cucharadas de puro jugo de naranja, luego cocine durante 6 a 7 minutos hasta que esté tierna. Media taza de arándanos crudos contiene 2 gramos de fibra.

Brócoli y coliflor: el brócoli y la coliflor son excelentes opciones para masticar algo cuando atacan los antojos; para acompañarlos, prepare una salsa sencilla con yogur griego descremado y cualquier aderezo sin sal. Puede asar estas hortalizas al horno para endulzar su sabor y dorarlas. El brócoli y la coliflor congelados son una forma saludable de agrandar una olla de sopa. Si los calienta con un poco de ajo en polvo, puede servirlos como una guarnición superrápida.

Tubérculos comestibles: la zanahoria, la chirivía, la remolacha, el nabo, la papa y la batata son opciones económicas para agregar color y valor nutritivo a las comidas. Pruebe hervir las papas, ya conocidas por todos, con la chirivía o el nabo, no tan conocidos; haga un puré con todas estas hortalizas y agregue leche descremada y una cucharadita de yogur natural descremado. Los tubérculos comestibles contienen potasio y vitamina A; si desea consumir más fibra, sirva las papar sin pelar.

Ayuda para las fiestas: cuando lo inviten a una reunión por alguna festividad, proponga llevar una ensalada o una guarnición. ¡Prepare una porción gigantesca! Agregue a la ensalada todas las frutas u hortalizas que pueda. Los demás asistentes le agradecerán poder contar con una comida sana para llenar sus platos.


Derechos de autor © 2013 American Heart Association. Este artículo es presentado a usted por el programa Cocina Simple con el Corazón de la American Heart Association. Para más artículos y recetas simples, rápidos y asequibles, visite heart.org/cocinasimple.