Compra de comestibles sin contar con un automóvil

Updated:Feb 6,2014

Grocery Shopping Without a Car- widget

Compra de comestibles sin contar con un automóvil

Si no tiene acceso a un automóvil, la compra de comestibles puede requerir de bastante planificación anticipada. A continuación se describen algunos consejos para simplificar y aligerar su tarea.
 
 
Antes de ir
Prepare el plan de menús de la semana y escriba una lista de los ingredientes que necesita para cada comida. Una vez en la tienda, siga fielmente su lista; de esa manera evita inflar su cuenta y añadir más peso a lo que tiene que cargar de regreso a casa. Si le es posible, no salga de compras en las horas pico, normalmente entre las 4:00 y las 6:00 p. m. y los fines de semana a la mañana.


Alimentos que rinden
Haga que un solo paquete de alimento rinda el máximo número posible de comidas, de modo que tenga menos elementos para llevar a casa. Le presentamos algunas ideas:
•  Un paquete de frijoles secos rinde más comidas que los frijoles enlatados, y además pesa menos.
•  Un frasco chico de aceite de oliva o de canola es un gran producto de uso habitual que conviene tener
   a mano para una diversidad de usos, entre ellos, preparar en casa sus propios aliños para ensalada 
   en lugar de comprar varias botellas de aliño (Además, es más económico y más saludable).
•  En lugar de comprar una salsa en frasco que pesa mucho, llévese una lata pequeña de pasta de 
   tomate sin sal. Una vez en casa, basta con que añada agua, orégano seco y ajo en polvo para preparar 
   una salsa casera.

 
Aligere lo que va cargar
Consiga las opciones más livianas del mismo tipo de alimento. Por ejemplo:
•  Frutas (sin agregado de azúcares ni jarabe) o verduras (sin agregado de sal ni salsas) congeladas, en 
   lugar de las opciones enlatadas. Empáquelos junto a los artículos que van en el refrigerador (como la
   leche o el yogurt) para que se mantengan fríos de regreso a casa.
•  En lugar de bolsas de papel o de plástico para comestibles, lleve consigo una mochila, una bolsa de
   lona o una bolsa de mano, ya que son más fáciles de llevar consigo.


Cómase desde el tallo hasta la raíz
Al comprar frutas y verduras frescas que estén en oferta, no tire ninguna parte de ellas.
•  Sofríe en aceite las partes superiores, donde están las hojas, de remolachas, zanahorias y nabos;
   añada un poco de agua, ajo, chile rojo molido y rocíe un poco de vinagre para así obtener una porción
   de verduras cocinadas.
•  Corte en tiras los tallos del brócoli y prepare una ensalada de col usando mayonesa de bajo contenido
   de grasa.
•  Añada a las ensaladas las hojas del coliflor, del apio o del brócoli; o bien guárdelas para preparar 
   sopa.
 

Cultive sus propios alimentos
En lugar de comprar hierbas y verduras frescas, considere cultivar una parte de sus propios alimentos, los que sean de fácil mantenimiento. Si no tiene un patio, coloque recipientes (por ejemplo, botes de plástico reciclados) a un lado de su puerta de entrada, la terraza de su apartamento o la vía de escape para incendios. Ciertas plantas (como tomates, chiles y lechugas) se cultivan muy bien en macetas. Además, las hierbas de olor, como orégano, hierbabuena y tomillo, se cultivan bien en macetas o en latas recicladas que se colocan en la repisa de su ventana.


Derechos de autor © 2013 American Heart Association. Este artículo es presentado a usted por el programa Cocina Simple con el Corazón de la American Heart Association. Para más artículos y recetas simples, rápidos y asequibles, visite heart.org/cocinasimple.